XIV Media Maratón de Getafe – MMP

El pasado domingo me lancé con muchas ganas a la conquista de Getafe. Que yo diga esto – para quien me conozca – es más que curioso, ya que mis allegados saben que este municipio no es que me guste especialmente, por diversas y variadas razones. Es un lugar controvertido para mí, unas veces muy querido por las relaciones que en él establezco y por todo lo que aprendo a diario, y todo lo contrario por numerosas y variadas sinergias conscientemente subjetivas, pero que por ello no se torna en positivas.
Así que como lugar que asocio a correr, lugar que asocio a aquello que me satisface, en cierto modo me lancé a una reconciliación al menos con el entorno 😉
Es una media a la que había venido de diferentes maneras: en el 2008 como animadora y fotógrafa al poco de conocer a Edu, momento en el que hizo su vigente MMP de media, ese bestia 1h09′; en el 2009 de nuevo como fotógrafa; en el 2011 para animar a Edu y para hacer uno de mis primeros rodajes largos (12 Kms), que por otra parte fueron el inicio de una lesión; y por penúltimo, en el 2012 para acompañar a Mar 17 Kms, sin duda una buenísima experiencia, y sin duda “más miedo que vergüenza” es lo que tenía yo y por ello no me inscribí y no la hice entera.

Lo que más me echaba para atrás de esta media eran varias razones:

  1. Aspecto psicológico: El tener que dar dos vueltas a un mismo circuito, ya que moralmente me mina la no necesidad de tener que volver a meta desde un sitio lejano que me obligue a terminar una larga distancia.
  2. Aspecto estético: lo feo del paisaje, porque Getafe, bonito lo que se dice bonito… y eso que pasa por el centro peatonal, por la universidad, etc. ¿Y ese adoquinado… quién se lo habrá inventado?
  3. Aspecto físico: aun teniéndole cogida la medida a la distancia, había sufrido una gastroenteritis el domingo y el lunes anterior, lo que me dejaba todavía sensaciones de cuerpo de jota.
Antesde

Preparativos. Foto de tres craks: Edu, David y Roland mientras agachada me preparo ante la atención de Ana.

Como “pros”: el perfil, la hora, la motivación, la cantidad de gente del equipo que allí nos íbamos a encontrar y el que cada vez me encuentre más a gusto en esta distancia, entre otros.

Así afronté mi 5ª media en 10 meses, y no con cualquier objetivo: Hacer MMP, a poder ser bajando de 1h50′ (suponía rebajarle casi un minuto a mi mejor marca realizada en marzo de 2012 en Vigo) y salir arriesgando para intentar aguantar – más con la cabeza que con el corazón y las piernas – el “arreón sufriente” de los últimos 6 Kms casi en línea recta.

Concentrada en el ritmo al paso del Km.3

Concentrada en el ritmo al paso del Km.3

Y así fue, salí a menos del ritmo establecido, 5’10” el Km, pero estabilizándome en él enseguida. Disfruté de los ánimos, que fueron muchos y muy necesarios, regulé en lugares ya conocidos, me distraje al paso por el colegio y por puntos calientes – los transitados a diario cuando vengo a currar -, vi a padres y madres de alumnos – que no me reconocieron sin la “pinta de profe”-, percibí cambios en los comercios de la zona, animé a Edu las veces que me lo crucé, me dejé animar por otros corredores… e

Gracias Mar y Toñín por los ánimos y por la foto.

Gracias Mar y Toñín por los ánimos y por la foto.

incluso me dejé sufrir durante los 6 Kms finales dándome cuenta de que el tiempo no se me estaba yendo lo que pensaba.

KM.13

Kilómtero 13, comienzo de la parte más dura. Y el viento… de cara.

Aun así, en el Km.20 decidí que estaba harta de sufrir y me paré, apoderándose de mi una extraña sensación psicológica: “que sí, que esto está muy bien, que voy a hacer marca, pero ¡NO QUIERO SUFRIR MÁS!”. Menos mal que siempre hay alguien que te ve mejor que tú misma, te devuelve el ánimo y no te deja estar parada más de 4″. Me animaron, me dijeron “vamos”, me pegué a ellos, aumenté el ritmo, les adelanté y encaré la recta de meta a ritmo de 4’16”.

La alegría en meta fue proporcional al sufrimiento experimentado, y proporcional a la certeza de que si se quiere hacer marca toca arriesgar, sufrir e intentar vencer.

El fotógrafo del club 42,195 me pilló en pleno "éxtasis" tras cruzar la meta y ver el crono.

El fotógrafo del club 42,195 me pilló en pleno “éxtasis de alegría” tras tanto esfuerzo, cruzar la meta y ver el crono. Gracias a los fotógrafos de 42,195 por su extraordinario trabajo fotográfico.

Hoy me doy cuenta de que he recuperado muy bien aun sin haber parado ningún día, que me deja mayor experiencia para otras y algunas conclusiones que añado:

  1. Objetivo cumplido. Getafe 2013 = MMP con 1h49’10”.
  2. Quien va a por marca se la tiene que jugar, tiene que sufrir, y además de desearlo con muchas ganas, entrenarlo. No hay otra fórmula.
  3. Cuando tu cabeza no da para más y en los dos últimos Kms se te empiezan a ir los segundos, encontrarte con gritos y gritos por tu nombre – siempre de amarillo – dan las alas que pensaba que ya no tenía.
  4. Acabar vacía es sinónimo de darlo todo, pero deja una satisfacción por el esfuerzo realizado que pocos momentos te regala.
  5. Getafe es Getafe, queriendo o no reconciliarme con ella. Al menos, ahora, la miro con otros ojos.

Próxima parada: VII Media Maratón del Camino,  simulacro de algo bueno que más adelante llegará.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s